El grupo Gestalt es un proceso esencialmente vivencial, en el que, a través de diferentes dinámicas, llegamos a un darnos cuenta que no se nos enseña, sino al que llegamos por nuestro propio pie, asumiéndolo y asimilándolo desde nuestra propia experiencia. Un darnos cuenta que podemos llevar a nuestra vida, para vivirla y vivirnos mejor, de una manera más plena y saludable.

El trabajo gestáltico en grupo aporta riqueza, siendo complementario al proceso de desarrollo personal individual.

Y, ¿cómo lo hace?

  • El grupo actúa como espejo, mostrándonos aspectos que no vemos o no queremos ver. 
  • Nos ayuda a salir de nuestra zona de confort, permitiéndonos experimentar en un entorno seguro.
  • Ya sea desde la postura del cuidado o desde la experimentación, el aprendizaje se nos da en relación con el otro.
  • Se establece una comunicación en donde ponemos el acento en la transparencia, la confianza, lo genuino.
  • El darnos cuenta se nos ofrece desde nuestra propia experiencia, desde lo que estamos viviendo, o desde cómo resonamos frente a la vivencia de nuestros compañeros.

El grupo de desarrollo personal te hace de espejo

¿Qué podemos ganar asistiendo a un grupo de crecimiento personal?

  • Ponernos en contacto con el cuerpo y nuestras sensaciones.
  • Hacernos más conscientes de nuestras necesidades.
  • Poder reconocer y expresar nuestras emociones de una manera más auténtica y genuina.
  • Diferenciar entre lo nuestro y lo del otro.
  • Hacernos responsables de lo nuestro.
  • Descubrir qué obstáculos ponemos cuando cuando nos relacionamos.
  • Aceptar e integrar tanto nuestras emociones agradables como las desagradables.
  • Atrevernos a dar un paso más.

El grupo de crecimiento personal es un espacio para expresar emociones

¿Cómo se desarrolla un taller con un grupo de crecimiento personal?

Depende mucho de la persona que está guiando el grupo. Como orientación, te pongo un ejemplo de un taller:

  • Cuando llegamos, nos vamos conectando a lo que está ocurriendo en el aquí y ahora, a nivel externo o sensorial, medio o cognitivo, e interno o emocional.
  • Agudizamos nuestro darnos cuenta, observando cómo estamos en el momento presente, qué asuntos traemos que nos preocupan, o que nos alegran, por ejemplo.
  • Compartimos, expresando al grupo: "yo estoy de esta manera", "me siento así", "vengo con este tema", o una fórmula similar.
  • Si hay disposición, la persona que expresa su darse cuenta puede trabajarlo individualmente, con el grupo como testigo, o con su asistencia activa, si fuera necesario.
  • Una vez realizada esta rueda, entramos a trabajar con diversas propuestas o dinámicas, como una meditación, una fantasía dirigida, un ejercicio de movimiento o conciencia corporal, un dibujo, una escenificación...
  • Compartimos de nuevo, en parejas o tríadas, con el grupo; a veces dedicamos más tiempo a ese compartir, y otras veces solo expresamos con una palabra o frase corta cómo estamos, cuál es nuestro darnos cuenta.
  • Llevamos el aprendizaje, lo que estamos experimentando y nuestro darnos cuenta a nuestra vida: cómo lo hacemos o cómo podríamos hacerlo de otra manera.
  • Cerramos, haciendo revisión de cómo estamos y qué nos llevamos de esta sesión y se lo decimos al grupo antes de la despedida, como expresión de confianza.
  • Nos despedimos, a veces de una forma más ritual, otra más informal...

En suma, el grupo Gestalt ofrece un formato dinámico presencial (u online) donde cuidarnos y aprender, con un trabajo vivencial que podemos ir incorporando a nuestra vida conforme lo vamos experimentando en el grupo.

-----------------------------------------

Si te interesa o quieres probar cómo es un Grupo Gestalt de crecimiento personal, y especialmente, si vienes o estás en Almería, llámame, envíame un correo, o también puedes apuntarte de forma gratuita en nuestra página de Actividades