Respìra...

Qué es la Gestalt

La Gestalt es un tipo de acercamiento o acompañamiento terapéutico que se basa en tres ejes fundamentales: responsabilidad, conciencia y presencia.

Responsabilidad: soy yo quien vive, quien decide, quien elige entre una u otra manera de hacer, de actuar.

Conciencia: para poder hacer esto, me doy cuenta de lo que me está pasando, de cómo estoy, prestando atención a mis sentidos, mis pensamientos y mis emociones.

Presencia: todo esto ocurre en el momento presente, en el aquí y ahora.

El trabajo en Gestalt es, esencialmente, un trabajo experiencial y fenomenológico; es decir: se trabaja con lo que se hace figura en el momento presente y desde ahí se empieza a trabajar.

Hacerse figura

Para entender la metáfora de hacerse figura podemos realizar un experimento: escuchemos una canción. Si prestamos atención a la guitarra, esta se coloca en primer plano, se nos hace figura y el resto queda en el fondo. Si ahora queremos prestar atención a la batería, esta se hará presente como figura, y la guitarra volverá al fondo. Igualmente nos ocurre con lo que nos ocurre día a día: lo que estamos haciendo ahora mismo se nos hace figura con respecto al fondo, que es todo lo demás. Cuando nos centramos en lo que estamos haciendo y tenemos clara cuál es nuestra necesidad, estamos en una actitud sana, saludable. Cuando nos cuesta trabajo decidir qué queremos hacer, cuáles son nuestras necesidades, entramos en la neurosis. Hay que decir que todos estamos neuróticos, en mayor o menor medida. El ideal es que lo estemos lo menos posible.